BLOG

Adorno-Nacer-ch

Parid con dignidad

«Chicas, por favor, parir con dignidad» Este fue el mensaje que nos dio la matrona que hacía la primera preparación al parto que visité, hace ya 15 años.

«Parir con dignidad» hoy no puedo estar más de acuerdo. Que tengamos un trato digno, que se nos pregunte antes de hacernos una intervención, que se nos trate como adultas que somos. Que ante cada intervención, incluida el medicamento que se nos inyecta, se nos explique los pros y contras y si decidimos no hacerla, que sigamos teniendo el mismo trato. Un trato digno.

Pero ella se refería a que no gritáramos, a que hiciéramos caso, a que no molestemos, que cooperemos con el personal sanitario.. que seamos chicas buenas y obedientes. Porque así nos han enseñado, a parir con sutileza, que no se note, que ojalá sigamos siendo vírgenes, que nos calcemos los mismos vaqueros de antes del embarazo al par de semana y regresemos a nuestros trabajos. Que en nuestro cuerpo no queden huellas de lo que hemos vivido, una auténtica revolución hormonal, emocional y corporal. Pero que no se note, con dignidad.

Y no, nosotras nunca volveremos a ser las mismas, hemos nacido como madres, hemos atravesado un parto, hemos conocido los límites de nuestro cuerpo, de nuestra voz, de nuestra piel al estirarse, nuestro miedo, de abrirnos, de soltar, de atravesar nuestro dolor. Nosotras sabemos lo que es entregar el cuerpo, fusionarse con un bebé pequeñito pero que lo llena todo. Sólo nosotras sabemos de lo que somos capaces, con toda la dignidad y el respeto hacia nuestro cuerpo. Eso, parir con dignidad.

Ximena

Deja un comentario

8 + diecisiete =